04 agosto 2007

Laburando

Los caminos del Señor son inescrutables.

No hay comentarios: